Extremista no, consciente.

Hace unos días conocimos a una pareja de lo más interesante. Ambos alemanes viajando hace más de dos años por el mundo. Si, se puede. No, no hace falta ser millonario.

Una de las primeras cosas que nos dijeron fue que eran vegetarianos, y que comían muy conscientemente (?). Ambos en sus 50 pirulos, muy bien conservados.

Hasta ahí, todo normal.

Cuando, como de costumbre, comenzamos a preguntar intentando saber más, Gabrielle nos dijo una frase que nos quedó rondando… “No soy extremista, sólo soy consciente”. Perfecto prólogo para las charlas que le siguieron los días posteriores.

La decisión de comer una cosa u otra, en el desayuno, almuerzo o cena no sólo tiene sus consecuencias en el presente, sino también en el futuro. Muchas veces echamos la culpa de algún malestar o impedimento a la edad, cuando en realidad la comida tiene un efecto preponderante. “Somos lo que comemos” es una frase que nos gusta mucho.

La decisión de comenzar a tener una buena alimentación puede ser paulatina, ya que cambiar de hábitos rotundamente de un día para el otro es una idea agobiante. Se puede comenzar por ejemplo, decidiendo comer una fruta a primera hora de la mañana, antes del café, te o mate. Eso es fácil, por lo menos para nosotros.

Se puede fácilmente introducir alimentos crudos. Y supongo que también podríamos poco a poco suprimir la carne. En verdad nuestro cuerpo sólo necesita pocos gramos de proteína y es capaz de renovarla. Toda la proteína extra se va acumulando en diferentes partes del cuerpo y podría ser causante de enfermedades, por ejemplo.

Sin llegar a un extremo poco realista, son pequeños cambios que podríamos hacer.

Ser consciente de lo que consumimos es el primer paso. Soy consciente de que las harinas no son buenas. Las consumo porque me encanta el pan. Pero soy consciente que no aportan nada y tarde o temprano las terminaré dejando.

Las charlas derivaron en temas aún más trascendentales.

Hay que intentar ser consciente de lo que consumimos a todo nivel. Ser conscientes de consumir productos locales o importados, consumir productos orgánicos o industriales.

Cómo y cuánto nos manipulan para comer algo que verdaderamente es veneno? Todos sabemos que las hamburguesas de Mc Donalds no son saludables, pero aún así las comemos porque son ricas y la compañía tiene un marketing bestial… Pues, seamos conscientes de que estamos comiendo comida que ha sido tratada químicamente para que tenga el sabor que tiene. Por lo general, este ejemplo es el más claro, pero lo mismo sucede casi con todas las grandes compañías alimenticias.

Y podemos seguir un poco más allá de la comida.

Porqué compramos ropa de Zara, HyM o Cheeky? Por nombrar algunos. Aún sabiendo que usan mano de obra infantil en algunos casos y casi esclava en otros? Seria una buena acción de nuestra parte no contribuir más a lugares que utilizan de mano de obra infantil. Quizás podríamos cambiar los hábitos y comprar ropa en negocios locales, o donde utilicen materias primas que no colaboren con la destrucción del medio ambiente.

Ser consciente de lo que compramos quizás no sea sinónimo de ir a la moda… Pero qué es la moda? Algo que alguien inventa para vender cosas diferentes de las que vendía el año anterior y así seguir acumulando ganancias. Y porqué yo, si me considero un poco inteligente, sigo la manada y este año descarto las botas de punta porque ya no se usan? Si las botas tenían sólo un invierno… Porqué no puedo usar durante 4 o 5 años el mismo abrigo? Porqué me convencen de cambiar los jeans anchos por estrechos?

Porqué tengo que cambiar de móvil?

Porqué tengo que cambiar de coche?

Etc, etc, etc.

En fin, nos ponemos a pensar cuánto poder ejercen en nosotros… Y no nos gusta. Nos manipulan. Nos hacen pensar que no queremos lo que tenemos, o no tenemos lo que queremos. Nos vuelven inconformistas. Somos una oveja más.

Hemos decidido intentar ser más conscientes, no extremistas. Sólo conscientes.

Rocío, Lucio y Pedro.

image

Anuncios

Un comentario en “Extremista no, consciente.

  1. Han relatado algo que ha estado dando vueltas en mi mente por varios meses. El problema mayor de todo ésto, es que los padresque no son conscientes enseñan a sus hijos a no ser consientes y lo peor es que muchos de ellos los “alimentan” a comida chatarra y pocos nutrientes reales y naturales.
    Tal vez lo importante no es ser vegetariano. Lo importante es volver en el tiempo y hacer las cosas como se hacían antes. Cosechar las verduras en la casa, y si no se puede, o no se quiere, comprar orgánico (vi por ahí que los vegetales que crecen debajo de la tierra pueden comprarse no orgánicos, ya que todos sabemos los precios de los vegetales más saludables..) y lo más importante, cocinar en casa y hacer todo casero! Nada de andar comprando salsas de tomates ya listas!
    Me encantó! GRacias!

    Ah, y antes de que me olvide a lo que vine. Los nominamos al premio Versatile Blogger Award! Que lo disfruten!
    https://soniandodespiertos.wordpress.com/2016/02/12/vba/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s