Ciudad del Cabo: visita a Robben Island

En la ciudad hay varios puntos de visita obligados: Table Mountain y Robben Island son dos de ellos. Nosotros hicimos ambos en un solo día y estuvo muy bien.

Robben Island:

Nos recomendaron reservar las entradas por Internet, ya que las colas pueden ser bastante largas y el cupo de los ferrys limitados. Son varios los horarios que se pueden elegir para ir a la isla: a las 9:00, 11:00 o 13:00. Y en verano también a las 15:00. Es una visita que dura 3 horas aprox. Nosotros elegimos la de las 11.
2015-09-16 10.54.40Luego de convencer a Pedro de que era obligatorio el uso del salvavidas que le  querían poner, nos subimos al barco con la intención de apoderarnos de unos buenos asientos en la parte superior , cosa que no fue posible ya que por seguridad, los niños deben ir dentro del barco,  así que  nos  buscamos unas buenas ventanillas, pelamos mate  y fuimos observando como la postal de toda la Ciudad  del Cabo se definía a medida  que nos alejábamos, y la reina de las montañas, Table Mountain, como protagonista,  se ib2015-09-16 11.11.37a apoderando de las  miradas y las fotos de todos los tripulantes. Casi sin darnos cuenta y en media hora ya estábamos en la isla, quizás la más famosa “isla–prisión” después de Alcatraz.

Al bajarnos del barco caminamos por el muelle donde en gran formato nos dan la bienvenida  fotos, leyendas, frases de personajes conocidos y no tanto …que nos recuerdan que lo que pasó en esta isla no es una película, que es parte de la  realidad y de “no hace tanto tiempo”.

Seguimos a la masa  hasta u2015-09-16 11.42.00no de los varios  autobuses que se van tragando a los turistas, una vez completo el aforo se presenta un guia con la introducción de lo que será la visita y algunos datos históricos de relevancia… en apenas unos minutos se perfila como el mejor guia que hayamos tenido hasta el momento. Sabe mucho, es muy ameno y divertido… nos va mostrando y contando la historia sumada a los sucesos de la isla. Avanzamos mientras nos relata un hecho que nos conmueve: Se trata de uno de los líderes de la lucha contra el Apartheid. Robert Sobukwe que fue privado de su libertad por presunta traición y conspiración en la cárcel de Pretoria. Al cumplirse su condena, el congreso aprueba una ley, que sólo servía para él. La Ley Sobukwe por la cual se daba plena libertad a la fuerza policial para encarcelar a Robert en cualquier lugar donde se lo viera. Es decir, apenas salió de prisión, volvió a entrar. Lo trasladaron a Robben Island donde estuvo como “detenido”, no prisionero. Esto significaba que estaba en una especie de Bungalow, solo para él. Su familia, que vivía en Johannesburgo, es decir a más de 1000 km de distancia,  podía visitarlo cuantas veces quisiera, pero sólo durante media hora por día. Por eso, su mujer e hijos sólo venían durante las vacaciones escolares y se instalaban en una casita detrás del bungalow, separada por un cerco.

Dentro del habitáculo se pueden ver cartas que escribía y que recibía. En particular una emocionó a Rocío hasta las lágrimas. Le escribe a su mujer, y se dirige a ella de una manera muy especial: “ Your courage is magnificent, Little Woman. I thank God for a number of things and one of them is that he gave me you for a wife. I mean it. In one of his books Robert Louis Stevenson, writes of his wife that ‘She was as true to me as truest steel’. That is what I would say about you too.” (suspiros…)

Avanzamos un poco más en el autobús y llegamos a la mina de cal donde se realizaban los trabajos forzosos. Aquí, nos cuenta el guia, se gestaron las bases del nuevo gobierno. A un costado del recinto se puede ver una cueva. Dentro de la misma, que supuestamente los presos utilizaban para hacer sus necesidades, se reunían los líderes de la ANC (African National Congress), lejos de las miradas de los guardias que ni se acercaban al planificado maloliente lugar.

Continuando con la visita entre paradas inesperadas por el cruce de carretera de alguna tortuga , otras historias de personas y/o edificaciones que en algún momento fueron algo…hasta que por fin llega la última parada: el edificio de la prisión.

2015-09-16 13.25.34Nos acompañan a uno de los pabellones, nuestro guía se despide de nosotros y nos indica de debemos  sentarnos en unos bancos  en una de las celdas comunes, donde se pueden ver literas y algunos elementos utilizados por los que fueron sus “habitantes”.  A partir de aquí  tendríamos un nuevo guía: “Hello everybody, my name is Kgotso”, se presenta, acto seguido nos dice que es  un ex preso político. No llegó a cumplir toda su condena por conspiración, traición, terrorismo y otras de las que fue declarado culpable porque fue liberado meses después de Mandela, caso contrario hubiese estado 25 años. Sólo estuvo 6. Seguramente casi todos pensamos lo mismo: qué hace este tipo trabajando en el lugar que fue su prisión? Y donde seguramente le tocó vivir momentos que cualquiera desearía olvidar y tener bien lejos. Pues resulta que este personaje, como otros aqui, se hizo guía para contar en primera persona lo que allí vivió en sus años de prisión junto a Mandela y otros líderes que dieron su libertad por mantener sus ideales y la lucha por la igualdad de derechos… la charla es amena, muy natural,  nos cuenta cómo era la vida dentro de la prisión: el régimen de visitas, el menú, los trabajos de picar piedras para asfaltar la isla, cotidianeidades, y los motivos por los que estuvieron allí y porque están ahora.

“Teníamos dos opciones: encarcelar aquí a quienes nos encarcelaron, o trasformar a la prisión en Museo. No hubo venganza… quizás uno de los mayores logros de los líderes de la ANC,“ nos dice.

Llegó el turno de las preguntas… Rocío, como se imaginarán fue la primera:  “Supongo que no habrá sido fácil estar aquí, pero…¿Tiene en su memoria algún momento feliz en este lugar?” Sonríe y responde: “ Si, el fútbol”. Todos los sábados salían al patio y jugaban al fútbol, y allí no había control, allí se olvidaban por un ratito de que estaban privados de todo.

Pedro se comportaba, hasta el momento, de maravillas… seguramente gracias a las constantes promesas de “heladito de Premio” y alguna que otra mirada fulminante…

Finalmente nos llevan al pabellón de los “líderes”, entre los que estaba Mandela. Su celda de unos escasos metros cuadrados es el objetivo de todas las fotos.

2015-09-16 14.04.03Nelson Mandela estuvo en esa celda 18 años de los 27 años que estuvo privado de su libertad hasta 1990, Tres años mas tarde le entregan el Premio Nobel de la Paz,  compartido con el entonces presidente del país Frederik Willem de Klerk, quien luego sería su vicepresidente. Mandela volvió a la isla junto a otros líderes cuando ya era presidente, en 1995.

Terminamos el recorrido dándole la mano a nuestro guia mas como un acto de acompañarlo en sus sentimientos, admiración por su valentía, durante los años de lucha y ahora, por hacer de ese lugar un lugar de conocimiento y concientización…. Lucio, que ha compartido muchos años con toda clase de guía, no acababa de salir del asombro de lo que Kgotso está haciendo… un crack!
2015-09-16 14.12.34Entre juegos al escondite y al “te que pillo” salimos pitando del recinto con dirección al barco de la libertad!! Mmmm …no será demasiado!!! .. pues dejémoslo en el  ferry que nos devolvería a V&A Waterfront.

Con cara de pocos amigos  y algunos forcejeos Pedro se pone el salvavidas  y a los 5 minutos de zarpar ya estaba en dulces sueños. (…continuara)

2015-09-16 14.09.46

Anuncios

Un comentario en “Ciudad del Cabo: visita a Robben Island

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s